Casi literalmente, la primera versión Sonar Sound en Chile “aterrizó” en el ex-aeropuerto de Cerrillos, ocupando sus instalaciones para desplegar todo el concepto que este festival, nacido en 1994 en Barcelona, trajo el recién pasado sábado 5 de diciembre hasta Santiago, y que 21 años después de su origen sigue presentando la vanguardia de la música electrónica como un resultado natural de la evolución de las nuevas tecnologías.

Y básicamente el festival fue eso: música electrónica a cargo de bandas y consagrados djs internacionales tales como: Gorgon City, Modeselektor, Dj Tennis, Double Vision, Dengue Dengue Dengue, Totally Enormous Extinct Dinosaurs, Brodinski y Kiasmos; y chilenos como: Matanza, DJ Caso, DJ Raff, Fernanda Arrau, etc. Esto sumado a una feria (Sonar+D) donde la tecnología se puso a disposición de los sentidos gracias a diversos workshops, exhibiciones, performance, instalaciones y charlas; presentando una selección de emprendimientos y proyectos artísticos relacionados a la tecnología audiovisual.

Para todo esto, la pista de aterrizaje del ex aeropuerto y los Hangares Suricato, fueron la infraestructura escogida por Lotus Producciones (misma productora de: Lollapalooza y Santiago Gets Louder entre otros mega-eventos) quienes trabajaron cuidadosamente, para contar con tres escenarios simultáneos, una hangar completo para Sonar+D, espacios VIP, y extensas barras para la comodidad de un público y de los auspiciadores, que se pusieron a tono con la estética vanguardista y tecnológica. Permitiendo disfrutar de esta forma de un festival, que en versiones internaciones dura hasta tres días, y que en su versión nacional concentro en una sola jornada que se inicio alrededor de las tres de la tarde y que se extendió hasta pasadas las cuatro de la madrugada.

Lo que tal vez lo que jugó en contra de esta programación , fue la concentración de los platos fuertes pasadas las 22 horas, horario en que  puntualmente comenzó el Show de Hot Chip que duro cerca de una hora, y tan solo un poco más de una hora después, se dio paso a la presentación de sus compatriotas británicos de The Chemical Brothers, por lo que un festival que se proyectaba para recibir a miles de personas durante todo el día, no tuvo una convocatoria correspondiente a la magnitud del evento programado, no al menos hasta ya acabado el atardecer.

Pero la concentrada convocatoria que tuvieron estos dos monstruos de la escena electrónica se justifica en un sus impecables shows repletos de hits que animaron a un público dispuesto a entregarse a la euforia de sus bits y a una puesta en escena sobre-estimulante que ayuda a apaciguar el debate del valor de presentar música electrónica en vivo, ya que la experiencia de un show que juega con la sinestesia de otorgarle sonoridad a las luces y color al sonido completan el concepto que este festival quiso importar a nuestro país: la vanguardia tecnología en todo su esplendor a favor de la música que se proyecta mover masas.

Los británicos Hot Chip, partieron encendiendo la noche con ‘Huarache Lights’, para seguir con su clásico repertorio con canciones como ‘One Life Stand’, ‘Night & Day’, ‘Flutes’, ‘Over and Over’, ‘Need You Now’ ,‘Ready For The Floor’,‘I Feel Better’, las cuales fueron coreadas por sus seguidores, y pese a la corta duración de su show, el público se dio por pagado.

Y el momento más esperado de la noche fue el duo de Manchester, The Chemical Brothers, quienes se habían presentado en  el festival Creamfields  el 2007, vuelven a nuestro país con un show sin rodeos, abriendo con ‘Hey Girl, Hey Boy’, el cual desató la euforia de todos los asistentes al festival, quienes habían esperado la larga jornada para verlos a ellos. Durante el show se desplegaban haces de luces, imágenes en las 3 pantallas gigantes que acompañaban a los británicos las cuales sincronizaban perfecto con la música. Siguiendo el show fueron apareciendo canciones, que nos iban trasladando del pasado al futuro y viceversa, como ‘EML Ritual’, ‘Do it Againde la mano de  ‘Go’, ‘Swoon’, llegando a un lapsus de calma con ‘Star Guitar’, para seguir aumentando ‘Sometimes I Feel So Deserted’, ‘Chemical Beats’, ‘Setting Sun’, ‘Saturate’, ‘Elektrobank’, ‘I’ll See You There’, ‘Believe’, ‘Snow/Surface To Air’, ‘Escape Velocity/The Golden Path’, ‘Under The Influence’, la fusión “Galvanize / Music: Response” y la infaltable “Block Rockin’ Beats” que fue la encargada de cerrar su actuación.

 

Fotografias: Victoria Valdivia Trigo

Texto: Francisca Baeza Reyes 

comentarios